sábado, 8 de junio de 2013

Plácido Domingo y el LA verdiano

Washington - Al final de la conferencia de prensa que inauguró la nueva temporada en la Opera de Washington, asumiendo el cargo de director artístico en 1996, el famoso tenor Plácido Domingo ha presentado una copia del "Manual Tuning and Registration", publicado por el Instituto Americano Schiller , declarando: "Esta es una iniciativa muy importante para el futuro de la Opera.

La alta afinación hoy en día es perjudicial para los intérpretes del bel canto, especialmente para los jóvenes cantantes. Sabía usted que aquí en Estados Unidos la afinación es LA = 440, mientras que en Viena llega a LA = 448?.  Esto hace que sea casi imposible cantar, estrangula a todos. Verdi pidió una ley para devolver el LA 432, la afinación ideal.

El 09 de abril 1998 Plácido Domingo fué uno de los cientos de estrellas de la ópera que apoyaron la iniciativa del Schiller para regresar al  LA verdiano en una conferencia internacional en la Casa Verdi en Milán, en la que también participó el barítono verdiano Piero Cappuccilli dando ejemplos de la música en las dos afinaciones. El texto mostrado por Plácido Domingo, que contiene miles de ejemplos musicales del repertorio de ópera, fue publicado en italiano por Edizioni Musicali Carrara de Bergamo conel título Canto e Diapasón, preparado por el maestro Arturo Sacchetti y Liliana Gorini.

Más de 400 importantes ejecutantes y directores de orquesta dieron de inmediato su apoyo a la propuesta del Instituto Schiller para bajar la afinación; entre ellos: Carlo Bergonzi, Plácido Domingo, Brigit Nilson, Peter Schrier, Christa Ludwig, Mirella Freni, la soprano del Metropolitan Bidú Sayao, el cellista de la orquesta del Metropolitan Jascha Silbertein y el famoso director Gianandrea Gavazzeni.
 Tan entusiasta respuesta del mundo musical indica que grandes músicos hacen hasta lo imposible para interpretar el repertorio clásico, han visto obstaculizados sus esfuerzos por la carrera competitiva de los directores de orquesta para subir la afinación cada vez más.
 Algunas casas de ópera como la de Florencia, Berlín y Viena, han superado con mucho el La = 440 llegando a la estratósfera sonora alegando que tratan de lograr un sonido más "brillante".
 

Giuseppe Verdi, quien compuso algunas de las más finas óperas del mundo, sabía que "el sonido noble y redondo de la afinación natural es mucho más bello que el sonido forzado del tono excesivamente alto".
 El también entendía que los valores (frecuencias) de los tonos no es un asunto arbitrario o de elección personal, sino que corresponde a valores universales. 

Como Verdi escribió en una carta a la Comisión Gubernamental de Música de Italia: "Es absurdo que una nota sea llamada "LA" en Roma y "SI BEMOL" en París dado que la música es un lenguaje universal".
 Verdi trabajó mucho para demostrar en la práctica dicha universalidad.
 En colaboración con los más destacados científicos de su tiempo. él fijó el La en 432 ciclos por segundo como el "Diapasón científico" correspondiente a la voz humana natural y tuvo éxito en lograr que el gobierno italiano emitiera en 1884 un decreto estableciendo ese tono como base de afinación para la interpretación musical.